CAFÉ CADA MAÑANA

Al despertar, con apenas un vaso de agua en el cuerpo, suelo dirigirme a la cafetera. Mi encuentro con el café sucede entre las 7 y 7:25 am, dependiendo de si necesito ese minutito extra de sueño antes de poder levantarme. En el andar de mi cama a la cocina, suelo pensar qué comeré para acompañar mi café INFLUYENTE ¿Cuál será mi menú para el desayuno? Y al llegar a dicha habitación, determino que método de extracción usaré para preparar mi taza de café, prensa o me valdré de la cafetera de goteo, todo depende de qué tenga programado y si aún tengo tiempo o ya debo empezar a correr por todos lados, cabe destacar que en mi vida hay una constante, el café y que siempre estoy de prisa, aunque en realidad tenga el tiempo suficiente, por eso los vasos térmicos son mi mejor aliado.

La preparación de la taza de café es personal, así sea solo poner el grano en la cafetera o esperar los 4 minutos para prensarlo, no me gusta compartirlo con nadie, es tiempo de mí para mí, muy apenas suelto el buenos días, no porque no me guste convivir o no tenga platica, creanme tengo mucho que decir y me encanta compartir pero habitualmente esos minutos son míos y los uso para meditar o poner en orden alguna idea.

¿Que tan fuerte me gusta mi taza de café?

Fuerte, por eso mi café INFLUYENTE es la versión Espresso. Lo suficientemente fuerte como para poderme concentrar en la siguiente actividad. Solo uso dos métodos de extracción por ahora. Aunque me encantaría tener muchos más.

Si me voy a la practicidad: Por goteo es el que uso. Pero si todas mis mañanas tuviera esos 4 largos minutos para hacer la mejor taza de café que se convertirá en la mejor parte de mi día, usaría mi prensa francesa.

Claro, esto lo digo porque mi método de extracción favorito es un poco más complicado de tener en casa. Estoy hablando del Sifón Japonés, ¿por qué? Simplemente me parece entretenido y me gusta ver el café pasar de un lado a otro antes de llegar a mi taza.

Llegó la hora, ya está lista mi taza de café, ahora que… Por la mañana suelo beberlo cuando tengo unos minutos para sentarme y leer, escuchar algún podcast o ver alguna fracción de un documental, en realidad venero tanto mi momento con mi taza de café que me gusta beberlo en calma y si por causa hay compañía, que sea grata. Es tan parte de mi día que depende el ánimo con el que desperté, es la taza que decido usar. Una vez que la taza está vacía puedo comenzar mi día.

Instagram – @pau_luciog


Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados